Tratamientos naturales para la piel

La piel, nuestra capa protectora, el órgano más grande y expuesto del ser humano, y por qué no, uno de nuestros más grandes atributos. La piel siempre refleja nuestra salud en ella, es por esto que debemos incluir en nuestra rutina su cuidado.

Factores como la edad, el sol, cigarrillo, alcohol, la mala alimentación y el bajo consumo de agua son de gran influencia para el deterioro de la epidermis. Cuidar nuestro cuerpo, y más específicamente nuestra piel es un deber y un compromiso que todos tenemos con nuestro ser, y la mejor manera de hacerlo es de forma natural, en este sentido existen diversos tratamientos naturales para la piel, que sin duda te ayudarán, a mantener una piel sana, joven y llena de vida.

Estos son algunos de los tratamientos naturales más efectivos que podemos aplicar a la piel para lograr una gran apariencia:

Bicarbonato de Sodio

Es un excelente tratamiento para la piel, podemos mezclar tres partes de bicarbonato con una parte de agua y formar una pasta para frotar sobre nuestra piel. Este elemento químico contiene propiedades que actúan como un exfoliante natural que remueve las células muertas de la superficie de la epidermis además de limpiar los poros con su efecto efervescente.

Miel

Si se trata de rejuvenecer nuestra piel, la miel es el remedio ideal. Debido a su alto contenido de nutrientes y demás minerales es uno de los mejores tratamientos para humectar y renovar la piel. Ayuda a incrementar la formación de nuevas células y por lo tanto rejuvenece la superficie de la misma. Puedes aplicarla sobre el rostro, cuello o casi cualquier zona que quieras humectar; utilizar este tratamiento de forma regular podrás observar sutiles cambios en su apariencia.

Sábila

Aplicar sábila en tu piel contribuye un gran aporte a su cuidado; el uso regular de la misma puede ayudar a minimizar las marcas causadas por quemaduras, acné y otras cicatrices atenuándolas casi por completo. La mejor forma de utilizar el aloe es cortar la penca, retirar las conchas verdes y aplicar el cristal directamente en la zona deseada.

Papas

Una fuente de juventud. Cortar rodajas de papa fría y aplicarlo sobre el rostro o cualquier parte de nuestra piel no sólo ayuda a refrescar la zona, sino también a eliminar arrugas o marcas de la edad, tonificar la piel y unificar su color. Si se mezcla con limón también funciona como un aclarador natural.

Tomate

Esta fruta es ideal para una piel cansada. Podemos cortar rodajas de tomate y aplicarlas sobre toda la superficie de nuestra piel ya sea en el rostro, cuello o en el cuerpo en general,  la dejamos actuar por unos 20 o 25 minutos y ese sencillo tratamiento le aportará a nuestra piel gran suavidad y una apariencia rejuvenecida.

Recuerda que todo lo antes expuesto es un complemento a una buena alimentación rica en frutas, verduras y otros elementos cargados de nutrientes, ya que todo lo que a salud respecta parte de nuestro interior.

Reply