¿Los carbohidratos nos hacen sensibles?

Se supone que el amor atraviesa el estómago es una teoría antigua. De hecho, sin embargo, la nutrición parece tener una influencia importante en nuestro juicio y conciencia social. Investigadores de la Universidad de Lübeck han investigado la influencia de la composición de macro nutrientes en los alimentos, es decir, proteínas, grasas y carbohidratos, en las decisiones sociales. Anteriormente, varios estudios habían demostrado que la composición de los alimentos influye en el metabolismo del cerebro. Todavía no está claro si esto sucede hasta tal punto que el comportamiento de una persona cambia.

Cuantos más carbohidratos, más sensibles

En un primer paso, los investigadores de Lübeck utilizaron la información proporcionada por sus sujetos de prueba para calcular si habían comido más carbohidratos o más proteínas para el desayuno. Luego confrontaron a los participantes con una oferta injusta que podían aceptar o rechazar. El resultado fue sorprendente: cuanto más alta era la cantidad de carbohidratos en el desayuno de un encuestado, más se negaba a aceptar la injusta oferta. Para comprobar esta conexión aparentemente clara entre los nutrientes en el desayuno y la decisión en condiciones de laboratorio, un grupo de personas de prueba recibió un desayuno con un alto contenido de carbohidratos en un día y un desayuno con alto contenido de proteínas en un día de comparación. Una vez más, quedó claro que después de una comida rica en carbohidratos, los encuestados reaccionaron de manera más sensible a las injusticias que después de una comida rica en proteínas. Otros factores como los niveles de azúcar en la sangre no influyeron en las decisiones de los voluntarios.

Búsqueda de causas a nivel molecular

Una posible explicación para este efecto es que una gran cantidad de carbohidratos en los alimentos aumenta el nivel de triptófano. El aminoácido triptófano se utiliza para producir el neurotransmisor serotonina, que desempeña un papel importante en la comunicación de las células nerviosas del cerebro, alivia la depresión y levanta el estado de ánimo. El aminoácido tirosina también se ve influenciado por la composición de macronutrientes de las comidas. Es el material de partida para la síntesis de neurotransmisores de conducción como la dopamina o la adrenalina. Cuantos más carbohidratos y menos proteínas contenga una comida, menor será el nivel de tirosina.

Recomendaciones de los investigadores

Los científicos de Lübeck toman su sorprendente descubrimiento como una oportunidad para cuestionar críticamente las recomendaciones dietéticas unilaterales. Si quieres ponerte en forma con dietas bajas en carbohidratos y batidos de proteínas, siempre debes tener en cuenta que la nutrición influye no sólo en las dimensiones corporales, sino también en la percepción y acción social. Un día, las comidas especialmente formuladas podrían incluso ser utilizadas como terapia, porque los investigadores sospechan que el equilibrio nutricional también podría influir en otros procesos – por ejemplo, las sensaciones o la memoria.