Limpieza dental: qué es, cómo se hace y por qué

Mantener los dientes limpios es algo obvio. Pero, ¿cuándo debes hacer que tu dentista te limpie los dientes? La salud bucal es uno de los aspectos más subestimados de la salud general de una persona. Si ignoras la condición de sus dientes y encías, podrías conducir a una miríada de problemas.

¿Qué es una limpieza dental?

Al hablar acerca de limpieza dental estamos refiriéndonos a una limpieza dental profesional, no se trata sólo de cepillarse los dientes en casa. Es muy importante realizarse una limpieza profesional de forma periódica ya que el sarro y la placa pueden acumularse y decolorar tus dientes, afectar a tus encías y huesos, hasta provocar caries y la pérdida de los dientes.

Cuando piensas en las posibles consecuencias de no cuidar bien tus dientes, visitar a un dentista, como dentistas Zaragoza, al menos 2 veces al año, no es una idea tan descabellada. A continuación te explicamos las razones y el procedimiento de una limpieza dental.

Razones para realizar una limpieza dental

Hay muchas buenas razones y muy importantes para hacerse una limpieza dental

  • Prevenir las caries. La película blanquecina que se acumula en los dientes se llama placa y es la principal causa de caries dental. Esta sustancia ácida se come el esmalte de los dientes y, si se deja desatendida, puede provocar caries. La placa se puede eliminar mediante el cepillado, el uso de hilo dental y la limpieza dental.
  • Detener la pérdida de dientes. La enfermedad de las encías, que comienza con la acumulación de placa, es una de las principales causas de pérdida de dientes en los adultos. A medida que la enfermedad de las encías avanza, la placa se desplaza más abajo en el diente, donde puede destruir el hueso de soporte de la mandíbula, haciendo que los dientes se aflojen y se caigan. Afortunadamente, la probabilidad de que esto le suceda a usted puede reducirse enormemente a través de las limpiezas dentales regulares combinadas con buenos hábitos de higiene bucal.
  • Ilumina tu sonrisa. Beber café, té y vino o usar tabaco puede manchar tus dientes. Una limpieza dental puede eliminar las manchas acumuladas y dejarte con los dientes recién pulidos. ¿El resultado? Una sonrisa más blanca y brillante.
  • Refresca tu aliento. Una buena higiene bucal es la mejor manera de prevenir el mal aliento persistente. Incluso si te cepillas los dientes y usas hilo dental con regularidad, una buena manera de mantener tu boca saludable y sin olores es limpiarla.
  • Mejora tu salud en general. Los estudios han demostrado una conexión entre la salud oral y la salud general. Las limpiezas dentales regulares pueden ayudar a reducir el riesgo de algunas enfermedades, como la cardiopatía y el accidente cerebrovascular. Muchas afecciones médicas, algunas de ellas potencialmente mortales, pueden ser detectadas en sus primeras etapas por su dentista durante un examen oral de rutina.
Te puede interesar:  Consejos prácticos para recuperar tu salud integral

Procedimiento de una limpieza dental

Procedimiento de una limpieza dental

La condición de tus dientes es lo que hará que el tiempo de una limpieza dental varíe. Por norma general, las limpiezas dentales profesionales suelen durar una cita entre 30 minutos y 1 hora.

Este es el proceso paso a paso de una limpieza dental profesional:

Examen

El dentista lo primero que hará será examinar tu boca para obtener una idea base. Utilizando un espejo pequeño, mirará alrededor de tus dientes y encías en busca de señales que le indiquen inflamación, placa y sarro u otros problemas que con la salud oral. Si finalmente detecta alguno de estos problemas, se asegurarán y empezarán con la limpieza dental profesional.

Eliminación de la placa y el sarro

En caso de que encuentren placa y/o sarro, lo removerá con una herramienta denominada escarificador. De forma habitual, la placa y el sarro aparece entre los dientes y la línea de las encías. Mientras elimina, podrás sentir como un rasguño, pero es completamente normal. Cuanta más acumulación haya en tu boca, más «raspaduras» deberá hacer. No se trata de nada malo ni debes preocuparte por ello.

Si esto te suena como una experiencia terrible, lo mejor que puedes hacer para que la próxima vez que visites al dentista haya menos raspaduras es cepillarte los dientes y utilizar hilo dental diariamente. Con esto eliminas la placa de los dientes y evitas que se acumule y convierta en sarro.

Te puede interesar:  Cuál es el significado de tus sueños

Limpieza con pasta de dientes

Una vez el dentista haya terminado de eliminar todo el sarro y la placa, empezará a cepillarte los dientes con un cepillo de dientes eléctrico. Esto hará que tus dientes rechinen por lo que no debes preocuparte por ello, es algo completamente normal. La pasta de dientes que utilizará se sentirá como arenosa, ya que está hecha con partículas que mejoran el proceso de limpieza.

Uso de la seda dental

El uso de un hilo dental es una gran idea, pero conseguir que un experto lo use es aún mejor. Con el hilo será capaz de penetrar profundamente entre los dientes y sacar toda la mugre que haya. Cuando el dentista pasa el hilo dental, elimina la placa y pasta dental de los pasos anteriores.

Enjuague

Al finalizar los pasos anteriores, se enguajará la boca para deshacerse de todo lo que haya quedado atrás. El enguaje contiene fluoruro líquido.

Tratamiento con flúor

Aunque no todos los dentistas lo harán, el paso final suele ser el tratamiento de fluoruro. Por lo general, el dentista te preguntará qué sabor de gel deseas y luego te colocará una boquilla cubierta de gel sobre tus dientes durante 1 minuto. Este proceso ayuda a prevenir las caries durante los meses posteriores. No siempre es un gel, a veces puede ser una pasta pegajosa.