La cama hospitalaria ideal para cada situación

Cuidar un paciente en casa no es tarea fácil, sobre todo si este está imposibilitado para valerse por sí mismo de forma eficiente. Muchas personas por causas externas o problemas de salud se ven postrados en una cama durante largos periodos de tiempo, esto suele causar ciertos problemas por la falta de movimiento, y en muchos casos se les dificulta hasta la tarea de comer, tomar agua, suministrar medicamentos, ir al baño, etc. En estos casos, lo mejor es contar con una cama hospitalaria.

Las camas hospitalarias son una gran ayuda tanto para el paciente como para los encargados de este, ya que poseen diversas funciones que facilitan el trabajo del cuidado del paciente y garantizan una mayor comodidad para este. Comprarlas no es fácil, ya que suelen costar mucho dinero, pero puedes optar por un alquiler de camas hospitalarias, esto será de gran ayuda para todos y acelerara el proceso de recuperación de la persona. Antes de elegir una cama hospitalaria, es necesario que tengas en cuenta ciertos aspectos, ya que no todas cuentan con las mismas funciones.

Somier elevadizo

El somier es la base de la cama, estas comúnmente están provistas de un mecanismo elevador, lo que facilita mucho el trabajo del cuidado al no tener que encorvarse tanto para atender el paciente. Algunas camas tienen mayor o menor rango de elevación, por lo que debes consultarlo con tu proveedor antes de alquilar una.

Soporte de barandillas

Esto es vital, ya que estas camas son de una altura mayor a las tradicionales, por lo que se debe evitar una posible caída del paciente, que podría resultar ser fatal dependiendo de las condiciones de este.

Ruedas en las bases

Prácticamente todas las camas hospitalarias tiene ruedas, esto para poder desplazar al paciente a otras habitaciones de ser necesario, además de esto, es necesario que cuenten con un mecanismo de frenado para evitar accidentes.

El tamaño de la cama

Algunas camas hospitalarias son de mayor tamaño, sobre todo las camas ortopédicas, es necesario tomar en cuenta esto, ya que de necesitar desplazar al paciente a otra área, se debe de garantizar que la cama pueda pasar por la puerta sin problemas.

Eléctricas o manuales

Esto dependerá más que todo del presupuesto claro está, ya que las camas eléctricas suelen costar mucho más que una cama hospitalaria manual. Las camas eléctricas se pueden manipular mediante un control, el cual está al alcance del paciente, y este puede manipularlo a su antojo para su comodidad; las camas manuales están provistas de palancas para poder ajustar la posición de la misma, claro está que el paciente no está en condiciones de manipularla, por lo que es necesario la ayuda de otra persona para ajustarla.

Capacidad de soporte

Estas camas están diseñadas para tolerar cierto peso, es algo difícil encontrarse un caso donde el paciente pese más de lo que puede soportar la cama, claro esto varía según el tipo de cama y el material, pero igual es un factor a tomar en cuenta en algunos casos.