Dolor de estómago

El estómago es una porción del tracto digestivo que sigue al esófago. Con una capacidad de vacío de medio litro, esta bolsa puede contener hasta 4 litros de alimentos. Estos llegan al estómago donde serán digeridos por el jugo gástrico. El jugo es un líquido producido por las células y glándulas en el vello gástrico.

Ellos liberarán los componentes del jugo gástrico, y las enzimas como la pepsina y la lipasa gástrica descompondrán los alimentos en nutrientes. Estas enzimas sólo pueden actuar en un medio ácido, por lo que otras células liberan un ácido: el ácido clorhídrico.

Afortunadamente, el estómago tiene un sistema de protección contra esta acidez. Las células producen moco: una especie de barrera rica en bicarbonato. Esta mucosa cubre la superficie de la mucosa gástrica para protegerla de ataques ácidos.

Cuando se produce un desequilibrio entre todas estas secreciones, como una acidez excesiva, se produce una inflamación en la mucosa: es gastritis. Si esta agresión continúa, la inflamación puede llevar a una lesión que dañará realmente el revestimiento interno del estómago: es la úlcera.

El estrés, el alcohol y ciertos medicamentos como la aspirina o los antiinflamatorios no esteroides pueden causar úlceras. Pero en el 70% de los casos, una bacteria está involucrada: Helicobacter pylori.

Esta bacteria tiene forma helicoidal y tiene flagelos que le permiten deslizarse a través del moco y la membrana mucosa. Una vez anclado en las células, secreta una enzima (ureasa) que transforma la urea en amoniaco. Este amoníaco modifica la capa mucosa y ataca las células de la pared gástrica, desencadenando la formación de una úlcera.

Dolor de estómago: la fibroscopia es esencial para el diagnóstico

El diagnóstico de dolores y molestias estomacales a menudo involucra fibroscopia gástrica.
Para poder controlar eficazmente los dolores y molestias estomacales, es necesario, por supuesto, determinar la causa mediante exámenes, especialmente la fibroscopia.

Esto implica explorar el interior del tracto digestivo y tomar muestras para ver si el paciente tiene una úlcera, enfermedad de reflujo gastroesofágico, gastritis u otra patología.

Durante una fibroscopia, el médico inspecciona el interior del tracto digestivo, pasando a través de la boca, con una cámara extendida por fibras ópticas. El examen se realiza en el hospital de día, bajo anestesia general, pero dura sólo veinte minutos.

Dolor estomacal: la caza de Helicobacter pylori

Helicobacter pylori: una bacteria todavía misteriosa

Cuando se diagnostica una úlcera, se trata con una batería de antibióticos. Su eficacia también se prueba en el laboratorio para administrar la medicación más adecuada al paciente.

Es mejor saber con quién está tratando para cuidar sus dolores de estómago. En los laboratorios de análisis bacteriológicos, el enemigo buscado es el germen de la úlcera: Helicobacter pylori.

En el 85% de los casos, Helicobacter pylori no es resistente al arsenal antibiótico actual. Y el trabajo de estos laboratorios es gestionar el 15% restante. Los bacteriólogos sólo reciben muestras de mucosa gástrica para las que se han fallado dos tratamientos. El germen resistente es luego cultivado y sometido a un antibiótico. Una manera de probar la eficacia y actividad de los antibióticos en el germen.

El tratamiento de la úlcera es esencial porque a largo plazo, un estómago debilitado por múltiples infecciones puede convertirse en el lecho de futuros cánceres.