8 consejos para mejorar la higiene dental

Una boca sana nos proporciona los alimentos necesarios para mantener nuestro cuerpo, al igual que mejora nuestra interacción social y fomenta la autoestima. Es importante mantener la boca sana, para ello es imprescindible visitar de forma frecuente al dentista. Los expertos como los de la Clínica Dental Meddicus recomiendan asistir al dentista al menos una vez al año.

¿Por qué es importante la higiene dental?

Nuestra boca sirve como una ventana al resto del cuerpo, proporcionando señales de enfermedades generales de salud. Por ejemplo, encías pálidas o sangrantes puede ser un signo de trastornos de la sangre o un bajo nivel óseo en la mandíbula inferior puede ser un signo temprano de osteoporosis. La mala salud bucal se asocia significativamente con las principales enfermedades crónicas.

Hay pruebas y estudios que concluyen de manera significativa que hay una conexión entre la mala salud bucal y las enfermedades como las cardiovasculares, la diabetes, enfermedades renales, cáncel bucal, resultados adversos del embarzo, úlceras de estómago, la obesidad y muchas otras enfermedades que afectan a la salud.

Dos enfermedades principales que afectan a nuestra salud oral son la caries dental (invasión bacteriana en el diente que desmineraliza su superficie y provoca agujeros) y la enfermedad de las encías (invasión bacteriana a lo largo de la línea de las encías que provoca una respuesta inflamatoria que daña los tejidos y huesos que sostienen los dientes).

Te puede interesar:  7 consejos para tu clase de spinning

Consejos para mejorar la higiene dental

  1. Cepíllate los dientes dos veces al día. No subestimes su importancia. Es un paso sencillo que nunca debe ser pasado por alto. Cepillarse los dientes por la mañana y, lo que es más importante, por la noche, es importante para eliminar la acumulación de placa y bacterias que provocan caries y enfermedad periodontal. Es importante no cepillarse con demasiada fuerza, ya que puede dañar las encías y los dientes.
  2. Usa el hilo dental diariamente. El cepillado no está completo sin el uso del hilo dental. El hilo dental puede llegar a las grietas demasiado pequeñas para las cerdas de su cepillo, por lo que es un paso necesario para una boca limpia.
  3. Irrigadores orales. Estos son los más nuevos dispositivos de limpieza que bombean agua de manera constante o pulsante y eliminan los alimentos y los subproductos bacterianos.
  4. Evita lo posible el azúcar. Los alimentos azucarados y con almidón causan una acción en la boca que lleva a la caries dental. El azúcar reacciona con las bacterias de la saliva para formar un ácido que erosiona el esmalte de los dientes, la capa protectora externa de los dientes.
  5. Enjuágate la boca con un enjuague bucal. Para aumentar tu rutina de higiene bucal, enjuagate con un enjuague bucal antibacteriano recetado por tu dentista.
  6. Usa pasta dental con flúor. El flúor ayuda a fortalecer el esmalte de los dientes para combatir las caries.
  7. Cepíllate la lengua. ¡No descuides tu lengua! Tu lengua también alberga bacterias, así que usa tu cepillo de dientes o un raspador de lengua para limpiarla.
  8. Presta atención a tu boca y encías. Fíjate cuando tus encías se vean inflamadas o si manchan de sangre mientras te cepillas. No ignores los dolores y molestias. Consulta a su dentista para asegurarse de que no es un síntoma de algo serio.
Te puede interesar:  5 consejos esenciales a la hora de elegir tu ropa de gimnasia

La higiene dental en los niños

Los padres juegan un papel muy importante para asegurarse de que se enseñen las prácticas de higiene oral desde la infancia. Restrinje la alimentación con biberón a los horarios de las comidas. Evita poner a tu bebé a dormir con el biberón. La leche o el jugo que se acumula en la boca bañará los dientes con los azúcares de los que se alimentan las bacterias. Antes de que le crezcan los dientes, acostumbra a tu bebé al cuidado bucal regular limpiándose las encías dos veces al día con un paño limpio, suave y fino, como un pañuelo.

Después de que le salgan los dientes a tu bebé, cambia a un cepillo de dientes para bebés humedecido con agua. No uses pasta de dientes hasta que tu hijo tenga la edad suficiente para escupirla. Tragar pasta de dientes mientras sus dientes se están desarrollando puede causar una condición llamada fluorosis, que se produce por la absorción de demasiado flúor y hace que sus dientes se vean moteados o granulados.

 

Tu sonrisa es una de las primeras cosas que la gente nota. Una buena salud bucal cambia mucho más que tu apariencia externa. Renueva tu confianza. Cambia la forma en que te ves a ti mismo. Además, cambia la forma en que los demás te ven.